9.- Nanomédicos en la más mínima escala: La gracia de esta maravilla subatómica es que dará paso a una medicina absolutamente hecha a la medida del paciente, contados los adelantos de la nanotecnología, que en unos veinte años, será realmente sorprendente. Con este adelanto, los fármacos se podrán aplicar exactamente en el lugar donde se genera la enfermedad, con sistemas teledirigidos. Para desarrollar, administrar y diseñar esta maravilla, se necesitará personal muy preparado en biomedicina, biotecnología, física y robótica.
10.- Especialistas en geriatría, o tercera edad: Esta profesión será sin duda alguna la quinta esencia de los oficios de la salud en un futuro casi más cercano, digamos que antes de dos décadas. Quienes se manejen en soluciones médicas, farmacéuticas, prostáticas, psiquiatritas, naturales y de salud en general, ganarán espacio y reconocimiento en una población que cada vez nos vamos poniendo más longevos. Estos profesionales serán lo encargados de aliviar los dolores de la vejez del mañana que se nos viene.
11.- Abogados virtuales y teleprofesores: Podemos asegurar que antes de veinte años, cuando el tema en todo el mundo tenga relación con los conflictos de propiedad y descargas de Internet será el pan de cada día de los abogados. Con tanto computador en cada casa, la oportunidad de trabajo para los profesores a distancia será otra forma de vida para los hoy maltratados docentes de nuestro país.
12.- Vigilantes de cuarentenas: No olvidemos cuando en el año 2009, todos andábamos con mascarillas, y con una botella de alcohol para lavarnos las manos, y se cerraban aeropuertos, y la mayoría ni siquiera pasaba por la vereda frente a los hospitales perseguidos por el terror de contagiarse con la gripe AHN1. Aunque las amenazas no llegaron a ser tan terribles como se proyectaron, ese grito de alerta quedó instalado en la memoria colectiva. De ahí que con seguridad se necesitarán profesionales capaces de luchar contra las epidemias. Si todos los países logran personal apropiado será posible minimizar los daños de las pestes que se nos vendrán.
13.- Revertidotes del cambio climático: Cada vez habrá más demanda de profesionales que tengan la capacidad de revertir los efectos más desbastadores del fenómeno climático: profesionales con capacidad de aplicar soluciones multidisciplinares, como construir paraguas gigantes para desviar los rayos del sol. Estos profesionales serán muy apreciados cuando nuestro planeta esté aún más deteriorado por la exclusiva irresponsabilidad humana.
14.- Granjeros verticales: Ya casi no es novedad ver en muchas partes el cultivo agrícola vertical. Eso será realidad cuando una ciudad esté contenida en un solo edificio, lo que será posible a no más del 2030. En esos edificios de inmensa altura piso por medio serán campos agrícolas, que se regarán con el agua que se extraerá del aire. (Si es que nos queda algo de aire).
De nuestra cosecha:
15.- Guarda cárceles espaciales: En unos años más habrán cárceles universales en otros planetas, en ellas, estarán revueltos los delincuentes de todo el mundo, los centinelas serán robot manejados a control remoto por gendarmes especializados…, las condenas serán sin retorno. Ese, será en fin de la puerta giratoria.

El Fortn del Estrecho