Desde el día 8 de diciembre del pasado año, en varias ciudades del Reino Unido los policías empezaron a usar pistolas eléctricas. Este es un Programa piloto que pretende evaluar si garantizan efectivamente la seguridad y no se prestan para abuso.
En esta nación solo un selecto número de agentes de unidades especializados van armados, la noticia de esta medida fue recibida con recelo por agrupaciones humanas como Amnistía Internacional, que recordó que el uso de este tipo de armas en los EE.UU. ya ha causado varias muertes.
Las pistolas eléctricas, disparan una descarga de 50.000 voltios a una distancia máxima de siete metros y medio. Los policías ingleses las probaron en el metro de Londres y en las redes ferroviarias de Londres, Cardiff y Manchester. Las boletas de luz, las pagara la reina…, en chilito… las pagaría Moya.

El Fortn del Estrecho