La gran mayoría de todos los que hemos vivido y recorrido este medio siglo que se va (sin pelar una papa), nos hemos convertido en indiferentes sobrevivientes…, con una inmensa incapacidad de concentración en la realidad que nos rodea, una de las causas ha sido los intencionales apagones que han borrado del horizonte lógico. (Sin embargo dígase lo que se diga este mal venía encubierto en la conciencia histórica, escondido tras la hipócrita desvergüenza chovinista, vestida de esa soberbia colonialista).
De las tantas tragedias que nos ha tocado vivir como parte de nuestra realidad geográfica, en que nuestro pequeño mundo se nos ha venido encima, pero solamente nos hemos centrado en nosotros mismos, vistiéndonos de una solidaridad hipócrita…. (Por ejemplo ¿de dónde sale el dinero que las grandes empresas llenándose de gloria, han entregado como donación individual para la Teletón? ¡Ellos…, no han donado nada! Sólo descuentan de los impuestos) (Todo ha sido una perfecta maniobra mercantil; que no debiera tener mayor cuestionamiento si el aporte se hiciera en nombre de los consumidores, que es la única verdad). En realidad, si no hay show y circo, no hay solidaridad.
De Frente a estos actos, respuestas entre dientes han sido siempre las mismas – entre otras- “Se van a robar lo que puedan”. “Estamos hartos de la politiquería farandulera” “Ya no hay como parar la sinvergüenzura”… Pero, la realidad es que el problema se viene sembrando en la historia de esta sangre, por las transfuciones de esa cultura infiltrada…, para general incultura. De esto no caben dudas que desde siempre un incontable peligroso número de políticos y jerarcas han sido unos bribones coludidos, (extranjerizantes y traidores), y cuando “el común” inocentemente se detiene a pensar, que ése político, no es así…, se destapan las ollas y esos caldos ácidos y vinagres queman las lenguas y la amargura y la frustración escapan por la narices dejando en el aire esa fétida realidad. Esa, es la realidad innegable de nuestro karma… Los políticos, sólo heredan y conservan y aumentan los vicios que les permite la sobrevivencia. (La mayoría de los que han querido jugársela por la honestidad han terminado bajo tierra…, o civilmente muertos).
La actividad política es necesaria (no como un mal necesario). El problema es que en nuestro sistema político la sinvergüenzura y el desparpajo, están institucionalizados. En el contacto del político profesional y el político aventurero y el “cliente” útil, (el recurso monetario debajo de la mesa tienta…), y en esos “íres” y venidas, salen a la luz sus bribonadas y siguen intentando vender con su verborrea letánica, con tal genialidad que llegan a hacer creer que se está frente a un profeta: “Les vamos a dar”. “Mi compromiso con mi palabra empeñada está con los que sufren, -con las “señoras juanitas”- “Pondré personalmente mi vida al servicio a mi patria, de mi región”, “de las mujeres”, “de los niños”, “de los trabajadores”, “de la tercera edad…” Y parecieran convencer que se está frente al profeta esperado, a ese que puede ser uno de los mejores adaptados para generar y administrar el poder en “representación del pueblo”. Pero, cualquier distraído aprendiz de psiquiatra puede llegar a la conclusión de que se está frente a charlatanes…, de esos que no dejan tranquilos sus glúteos en la silla (la mentira produce picazón), la misma mentira que por su peso les desencaja los hombros, mientras baten sus manos intentando dibujar sus mentiras en el aire, para convencerse de que los ingenuos y los interesados “clientes” les están creyendo. (Y muchos inocentes “comprados”, caen en la trampa). (Y cuantos candidatos portando buena conciencia en sus manos limpias, son vencidos por la ignorancia y el desinterés cívico de los “humectados” con esas monedas obtenidas a media noche…). (En política., todo tiene un precio en metálico). (“El triunfo político se basa en el desprestigio y la destrucción del adversario”).
Así, estos “bribones”, pueden con su magia económica crear una ilusión con la luminosidad necesaria para hipnotizar al ingenuo y generar el desinterés de ese adversario sin recursos para “comprar conciencias”.
Sigue la función: Matiné, Vermut Noche, en sus propios colores, de lunes a domingo “con gacho”, y déjate guiar por la linterna del “acomodador”…: “Se le ha terminado el recreo a la delincuencia…” “Logramos bajar la delincuencia en un tanto por ciento…” “Logramos crear un millón de empleos dignos…” “Las mayorías no pueden hacer lo que quieren” “¡Les daremos… esto y aquello!” ¿Por qué? ¿Para quién y para qué? Ellos no dan lo que es de ellos, solamente entregan lo que es el derecho… y ¿cuánto del resto se han robado?
Los ejemplos… del No porque es No, vienen sobrando: (No existen los detenidos desaparecidos) (No a los recursos de amparo). No a la píldora del día después, No al divorcio, No a la vida común en pareja del mismo sexo. No al matrimonio igualitario, No a la asamblea Constituyente. No a una nueva Constitución, No al aborto en tres causales, No a la educación gratuita para todos (los hijos de los poderosos también tienen derecho a una educación gratuita porque sus progenitores pagan los impuestos necesarios para financiar la educación de más de uno y tener en marcha el país –por supuesto cuando actúan correctamente -No al royalty… No a la reforma tributaria… No a la regionalización… ¿Cuánto cuesta gritarles… ¡Basta! a los opositores de la realidad? Este oligárquico sistema nuestro es como el gato satisfecho que juega con los “ratones”, pero no los mata porque de ellos depende su subsistencia, de ahí que haciéndoles maromas los hipnotiza. Con esas maniobras, los “ratones” nos hemos acostumbrado a resguardarnos a la sombra del muro de la costumbre, convencidos de que hagamos lo que hagamos…, al final…, lo único importante no tiene importancia: -“No estoy ni ahí…” Pero, si no estás ni ahí, ¿por qué reclamas…? Si no cumples como ciudadano, no tienes derecho a exigir. En E.E.U.U. les pasó, los que no votaron, ahora andan gritando en contra de “Nerón.”
Hay un tiempo para soñar y un tiempo para despertar; hay un tiempo para soportar y hay un tiempo para revelarse… Todo a su tiempo. Ese es el Tiempo que no hay que dejar pasar…
No dejes de asistir, la función continúa…, para que actuemos como ciudadanos encendamos la luz.

TODO POR LA AUTONOMÍA POLÍTICA Y ECONÓMICA DE MAGALLANES

El Fortn del Estrecho