Normalmente se arriendan propiedades particulares para hacer funcionar oficinas públicas y por otro lado se desperdician edificios fiscales, o los venden a precio de “huevo” a alguna colonia ya experta en los manejos de propiedades inmuebles…, que después de “unas manitos de gato” vuelven a arrendar al Estado, o a empresas a precio del mercado. (¿Alguien recuerda el carnaval de remates de propiedades con “palos blancos de postores? ¡Sólo las víctimas lo recuerdan! (Los ejemplos sobran). Actos que los administradores del Estado, consideran totalmente lógicos.
Cuando vemos a esos chilenos modestos metiéndole esas monedas que le restan al pan en los fondos de ahorro habitacional y se pasan años juntando “las chauchas” para postular y esperan años por el subsidio que les permita conseguir su hogar (de regular-mala calidad que construyen esos que hacen el negocio poniéndole arena de más al cemento que luego se filtra, ¿recuerdan las casas COPEVA? Pero, cuando estos problemas o similares se hacen público, la noticia la hacen desaparecer los loby’s…). Situaciones como éstas se han vivido históricamente, desde los comienzos del periodo dictatorial hasta nuestros días, con el arco iris de cómplices. Ya no existe la autoconstrucción, con dignidad, se eliminó, “eso no es negocio). Siempre hay que tener presente que en la distribución de bienes e ingresos de la nación están incluidos los “piticlines”, beneficios y granjerías de los 283 privilegiados que ellos mismos se han auto-otorgado legalmente. En resumen, el 50% de los ingresos por recaudaciones se “invierten en administración”. He ahí a la vista queda una más de las inconsecuencias, “de esos”, los que dicen estar al servicio de la nación, con vocación de servicio público, dedicados a la protección y bienestar de sus ciudadanos. Durante recientes campañas electoreras, algunos de los participantes se atrevieron a promover la rebaja en esas dietas…, jamás se volvió a tocar el tema. (Dicen que es ilegal rebajar las dietas, sólo se les puede aumentar).
¿Alguna autoridad ha hecho presente que el IVA debe cancelarse (devolverse) en instituciones del Estado para que esos dineros depositados en otras manos no hagan el rodeo por “un tiempito” antes de llegar a las arcas fiscales? Hoy ya no se habla de austeridad en los discursos, y hace unos años se decía que el pueblo debía apretarse el cinturón, después que la alegría venía, ahora, la fuerza del cambio…, “y como cambió”. Hoy, la realidad es que son muchos los dinerillos se escurren entre pitos y flautas, entre las manos especializadas, hasta que se les pierde en la huella…, entre cuellos duros, uniformes y sotanas.
Ejemplos son desde hace un tiempo los casos divulgados a viva voz, (con trompeta en sordina), pero muy bien manejados, de los que superficialmente sólo se saben a medias sobre los “especiales” usos de esos dineros municipales invertidos en farándula, ( además de tecitos, trocitos de torta con los viejitos, para adobarles la conciencia para el voto; esos gestos sería lo de menos, lo grueso está en esos show carnavalescos, cómicos a millones de pesos, cantantes a millones de pesos; súmense estos gastos por años y años; (y los profesores esperan que se les cancele los adeudado); súmese también a esto, los que no se ve ni se siente, como los viajes a cursos especiales en el Caribe y otros canapés). Cuando un nuevo alcalde toma posesión del cargo en cualquier municipio, si su antecesor es de corriente contraria, normalmente inicia una serie de denuncias y demandas por desfalcos y corrupción ante los tribunales amenazando a sus antecesores con las penas del infierno, y con el transcurso del tiempo todo va quedando en nada…, como ejemplo: se habló de la municipalidad de Viña del Mar, entre otras…, y la pregunta del millón, ¿cómo estamos por casa…? en que quedó todo eso, sólo en noticias para la foto: la denuncia que no se prueba es calumnia… (La foto ayuda al voto). El asunto es que se nota cuando se usa el cargo municipal como peldaño a la Cámara, al Senado y ahora a la Gobernación…, foto a foto para subir por los peldaños de la jabonosa escala de la politiquería. Y los ciudadanos manipulados quedan con el sabor de la torta, los besitos, las promesas; y de los aplausos en los show y la farandulerías muy pocos se acuerdan; en el caso de Punta Arenas, por lo sabido mediáticamente que a un cómico se le canceló millones de pesos, a un cantante millones de pesos. Cuando alguien se interesa por saber cuánto suman estos gastos en farándula la respuesta se hace esperar; y si se suman estos dineros por los años que duran los mandatos a nivel nacional, las sumas son siderales, ya que estos eventos son cada año y se considera la deuda a los profesores, las falencias en las escuelas y consultorios, bien se podría con austeridad paliar deficiencias; por ejemplo en la instalación de cámaras en un sector de la ciudad, dicen que se invirtieron millones de pesos o sea la venida de un para cantantes por unas horas. Por último, si parte de esos fondos distribuidos con austeridad se invirtieran en campañas reales y constantes de culturización ciudadana, en un corral y pasto para detener los animales que deambulan por la ciudad, serían inversiones útiles. Cualquier ciudadano común queda “fuera de juego” frente a esta realidad, y cuando llega a comprender que ha sido manipulado, a esas alturas los hechos ya han sido consumados, el escaño al hemiciclo…, ya está tibio, y la dieta en billetera: y si te he visto…, no me acuerdo.
Pero, no es tarde, hay que reaccionar. Hubo un periodo de campañas que se promovió la desmunicipalización de la educación y en esas campañas los discursos eran tronantes ¿qué pasó? ¿Acaso desmunicipalizar la educación no es un buen negocio político? ¿O al revés la municipalización es un buen negocio político? Ya vendrán las campañas repletas de promesas, palmaditas, besos y sonrisas.
Este es un tema de comentarios de café y de espera en fila de los bancos cuando se pagan los impuestos. Esos impuestos que ayudan a sumar más menos ese 50% para la administración de la nación… ¿y el resto?…, de qué hablan si todo está concesionado y vendido. Piense usted, que de su salario paga quiéralo o no el 20 % de impuesto en su supervivencia; o sea, gana un 20% menos. Cuando en Chile no se pagaba el IVA se crearon industrias que fueron usurpadas al Estado o sea a UD. Y ahora ¿qué se crea?

TODO POR LA AUTONOMÍA POLÍTICA Y ECONÓMICA DE MAGALLANES…

El Fortn del Estrecho