Escritor, filólogo crítico literario y periodista chileno, masón destacado, fue además Soberano Gran Comendador del Supremo Consejo del grado 33 para la República de Chile entre 1899 y 1903
Nació en Santiago. Hijo de don José María León de la Barra y López de Villa Señor y de doña Juana Lastarria y Munizaga.
Estudió en el colegio Inglés de Valparaíso y en el Instituto Nacional de Santiago, titulándose de Geógrafo. En 1860 se le nombró secretario de la Sociedad de Instrucción Primaria.
Fue un intelectual que voló muy alto por las regiones del espíritu: poeta, pianista, geógrafo, periodista, ingeniero, geólogo, bibliógrafo, educacionista, polemista, filólogo, fabulista. Su producción fue prolífera y se ganó el título de sabio.
A consecuencia de la Revolución de 1891 emigró a Argentina de donde regresó en 1895. (La historia se repite)
En el famoso Certamen de Varela, organizado por José Victorino Lastarria. Eduardo de la Barra obtuvo premios en competencia con Rubén Darío, por esos años avecindado en Chile. Pero no logró superar sus excelentes comienzos en la carrera literaria y fue siempre el poeta romántico aferrado a sus moldes tradicionales.
Erudito, se distinguió como profesor y llegó a ser uno de los escritores más fecundos del siglo XX. Su obra comprende la prosa y el verso y dedicó sus mejores entusiasmos a la polémica y a los estudios del idioma castellano. Es célebre su traducción de EL VASO ROTO, del francés, ganador del primer Premio Nobel de Literatura en 1901 Sully Prudhome.

El Fortn del Estrecho