Pone a cocer papas con cuero (magallánicas, chilotas o centrinas; la papa extranjera no aguanta fuego, se deshace y es desabrida), una vez cocidas pélalas. A muchos les gustan con cuero, ahí esta la vitamina.
En una olla ancha pone un trozo de manteca (no ponga grasa), queso fresco Regional ralladito, ají como que hay, una cebolla centrina en pluma fina y unas gotitas de vinagre de uva chileno.
Hecho esto, mándale las papas enteritas y dale unas buenas vueltas para que agarren sabor. Si la salsa está muy gruesa aclárale de a poquito con agüita hervida; si tení’ un caldito más mejor. Sírveles aparte de acompañamiento, o para pasar un buen tinto pipeñito o un aliadito de aperitivo. Son ma’s güenas que la cresta, y matan el hambre.

Resumen

El Fortn del Estrecho