Sal mineral iónica con cargas eléctricas positivas y negativas con acciones farmacológicas amplia mente conocidas con resultados clínicos demostrados además de su uso seguro teniendo siempre en cuenta las limitaciones, contraindicaciones y precauciones.
Con el título “un remedio increíble para un mal incurable”. Todo consiste en una dosis diaria por la mañana y una dosis diaria por la noche. Luego de treinta días luego de estar impedido de casi todo movimiento, el religioso católico Beno J. Chorr del colegio Catarinense, del Brasil, profesor de física, química y biología.
Este es su relato: “Estaba casi paralítico y con 61 años cumplidos, sentía puntadas muy agudas en la región lumbar, problema incurable según la ciencia médica tradicional. Cada mañana al levantarme sentía un dolor insoportable en la columna vertebral, que yo pensaba que era el nervio ciático que comprime la tercera vértebra que se hacía sentir en todo su intensidad cuando estaba de pie, problema que me forzó a trabajar sentado la mayor parte del tiempo”. “Hubo un año en que llegué a hacer todo sentado, menos la misa, lo que era un tormento. Estaba impedido de viajar y otros trámites a causa del dolor…, y, llegó el momento en que hasta la misa la rezaba sentado”.
En busca de un especialista que me diese cura tomando nuevas radiografías llegué a Florianópolis. Ahora comprobamos que ya no era una sola vértebra, sino, eran varias las que estaban en avanzado grado de descalcificación”.
“Nada era posible hacer, me dijeron. Las diez aplicaciones de ondas cortas en la columna no detuvieron el dolor, que llegó al extremo que ni sentado me dejaba dormir, fue entonces que descubrí de pronto que podía dormir arrollado en posición fetal. Apelaba a Dios, a quien decía: estás viendo a tu criatura…, no te cuesta nada mandar una solución…”
“Casualmente fui a un encuentro de jesuitas en Porto Alegre donde el padre Suaréz me contó lo fácil que era curar mi problema con cloruro de magnesio, y me mostró un escrito en un librito del padre Puig, jesuita español que lo había descubierto sanando a su madre que tenía serios problemas de descalcificación…, y me dijo el padre Suárez, con esta sal te vas a morir únicamente si te das un tiro en la cabeza…” Comencé entonces como se dice al principio de la nota a tomar cloruro de magnesio, pero continuaba durmiendo enrollado, pero al vigésimo día cuando desperté estaba completamente estirado en la cama, y sin sentir ningún dolor, que seguí sintiendo solamente al caminar”.
“Pasaron treinta días y finalmente me levanté como si nunca hubiera tenido nada, pensé que a lo mejor estaba soñando… Dí un paseo por la plaza sintiendo el peso de los diez años pasados en la incomodidad y limitación”.
“Después de cuarenta días caminé el día entero sintiendo un pequeñísimo peso; a los sesenta días la pierna dolorida estaba igual o mejor que la otra. Cuando transcurrieron diez meses me doblaba como una serpiente”.
El Magnesio arranca el calcio depositado en los lugares indebidos y lo coloca sólidamente en los huesos, y más aún consigue normalizar la corriente sanguínea. El sistema nervioso queda totalmente calmo, sintiéndose mayor lucidez, la sangre queda descalcificada y más fluida.”
Las frecuentes puntadas al hígado también desaparecieron, la próstata que debía ser operada a la primera oportunidad, ya no me incomoda mucho. Pero lo más importante se produjo al punto que muchas personas me preguntaron: qué está pasando contigo, te vez más joven…” “Me retornó la alegría de vivir, por eso me veo en la obligación a relatar esta curación que me vino de Dios.”
Si bien es cierto que el magnesio no curará todos sus males, también es cierto que el consumirlo logrará que la existencia sea saludable y llevadera.
El reverendo Chorr dice, “el Magnesio no es remedio, sí es un alimento sin ninguna contraindicación y compatible con cualquier medicamento simultáneo, tomar cloruro de magnesio equivale a reordenar todo el organismo, consiguiéndose de esta forma una cura integral”. “Hay casos en que la próstata vuelve a su completa normalidad”. “Y esos males de vejez como calambres, rigideces, temblores, arterias duras, falta de actividad cerebral… Y con respecto del cancer dice: “Todos tenemos cáncer en grado moderado. Éste, consiste en células mal formadas por causas de alguna sustancia o presencia de partículas tóxicas y estas células no armonizan con las células sanas. Existen indicios que el cáncer es hereditario.
El magnesio es de todos los minerales el más indispensable después de los 40 años, ya que el organismo comienza a absorber cada vez menos Magnesio en la alimentación, produciendo vejez y enfermedades. (tristeza).
Modo de preparación: Disuelva 100 gramos de CLORURO DE MAGNESIO en tres litros de agua filtrada, hervida y enfriada de pozo o potable, o agua mineral sin gas.
O, disuelva 33 gramos de CLORURO DE MAGENECIO en un litro de agua.
Tenga presente: realice este proceso en envases de vidrio, NUNCA en envases plásticos.
Dosis recomendadas: considérese una dosis en la medida de una tacita de café. Desde los 40 a los 55 años Media dosis por día en la mañana. Desde los 55 años hasta los 70 años Una Dosis en la mañana. Desde los 70 hasta lo 100 Una dosis por la mañana y otra dosis por la noche.
En el caso de los humanos de ciudad alimentados con chatarra, alimentos refinados y enlatados puede aumentar las dosis un poco más. En el caso de los humanos habitantes del campo pueden ser las dosis en igual relación un poco menos.
Ahora si los achaques están presionando por la próstata, la artrosis, la columna puede aumentar a dos dosis por la mañana y dos dosis por la noche.
Cuando adquiera el CLORURO DE MAGNESIO hágalo siempre en negocios farmaceuticos de su confianza.
El Fortín del Estrecho consultó al farmacéutico señor Alan Urrutia Higuera , de la farmacia La Estrella; y esto fue lo que nos comunicó:
Existen contraindicaciones: En los casos de embarazos. Contraindicado en menores de 12 años. En adultos de menos de 30 años, en este caso puede se consumido por quienes padecen de bajos niveles de magnesio en la sangre con demostraciones clínicas. Es también contraindicado en pacientes que padezcan algún grado de insuficiencia renal. Y Pacientes con trastorno intestinal (diarreas cualquiera sea su origen)  
Precauciones: Aunque el magnesio está contenido en algunos alimentos y forma parte de nuestra actividad celular, puede acumularse en exceso y generar cuadros tóxicos. Por lo tanto: es muy importante respetar el esquema  de dosis indicadas para el consumo de CLORURO DE MAGNECIO GRANULADO.
Este producto tiene varias indicaciones para enfermedades muy frecuentes en nuestra población, sin embargo jamás debe usarse POR SI ACASO. Siempre como todo medicamento se debe tener antes de su consumo una evaluación médica…  
No siempre  puede hacer bien lo que sanó al vecino, aunque se padezca el mismo mal…

El Fortn del Estrecho