De BUENA SALUD
HACE BIEN LEERLA

¿Quién fue el doctor Hanisch?
El doctor O.Z.A. Hanish nació en 1844 en Persia, donde sus padres se encontraban ocasionalmente por razones laborales. Su padre era un diplomático de la nobleza rusa, y su madre pertenecía a la realeza alemana. Todo su conocimiento sobre la respiración fue adquirido de pequeño con maestros de Persia, que dominaban las enseñanzas del profeta Zoroastro, quien fundara su escuela en el siglo VII antes de Cristo, en los orígenes del Imperio Persa.

A los 24 años, el joven Hanish fue a estudiar medicina a Inglaterra, donde se recibió. A principios de siglo, fue a Estados Unidos, donde fundó diferentes centros para trasmitir lo que él denominó la Ciencia de la Respiración, cuyos usos terapéuticos son múltiples.

El doctor Hanish, falleció en 1936, a los noventa y dos años, poco antes de que estallase la Segunda Guerra Mundial.

EL SISTEMA NOS INVITA A ABSORBER ENERGÍA TERAPÉUTICA CÓSMICA, RESPIRANDO Y RELAJÁNDONOS DE UNA FORMA ESPECIALIZADA.
Según el doctor Hanish, la mayoría de las enfermedades provienen de una mala respiración, que desencadena un agotamiento general y una pérdida de energía inmunitaria.

A través de su método, es posible confirmar que la respiración sistemática con una adecuada concentración mental, permite no sólo absorber oxígeno para la purificación de la sangre y la promoción de la circulación, sino que también se inhala lo que los maestros de la tradición persa denominaron Ga-Llama, energía vital o esencia de la vida.

Normalmente no somos conscientes de su poder, pero cuando respiramos concentrándonos, podemos advertir el potencial curativo que reside en el aire puro.

PASO A PASO
RELAJACIÓN PRELIMINAR
1.- Siéntese en una silla o sobre un almohadón cómodo.

2.- Inhale y exhale siete veces, terminando con una exhalación muy profunda.

3.- El ritmo de la Naturaleza nos guía. La inhalación debe durar siete pulsaciones del corazón (o siete segundos), que representan nuestro reloj interno. La retención del aire durará la mitad (aproximadamente, tres segundos); y la exhalación, otras siete pulsaciones.

4.- Esta relajación hay que realizarla antes de cada ejercicio.

EJERCICIO ESPECÍFICO
1.- Previamente, en un pedazo de papel o tela, pinte un punto de dos centímetros de diámetro, de un color oscuro y colóquelo en la pared a la altura de los ojos (teniendo en cuenta que usted está sentado (da), a una distancia de dos metros.

2.- Siéntese en la silla sin que su espalda se apoye en el respaldo ( lo ideal es un banco que tenga la atura correcta), extienda los hombros hacia atrás y las manos descansando sobre los muslos.

3.- Separe el dedo pulgar de los demás formando una V y abra los brazos con las palmas hacia adelante; coloque los pies con los talones juntos y las puntas separadas formando también una V.
4.- Conserve los labios cerrados; los dientes separados casi sin tocarse, y la punta de la lengua tocando los dientes inferiores.

5.- Fije su mirada en el punto de dos centímetros que instaló en la pared…, de pronto descubrirá advirtiendo que las ideas ociosas y todos sus pensamientos perturbadores empezarán a cesar. Concéntrese en ese punto, y limpie la mente de tensión y preocupaciones.

6.- Logrado ese estado, exhale el aire viciado de sus pulmones.

7.- Sin tensión, con toda calma, inhale por la nariz durante 7 pulsaciones o segundos (como explicamos más arriba): empiece por llenar la parte superior de sus pulmones tanto como le sea posible, y luego el diafragma y el abdomen.

8.- Mientras inhala no pierda el contacto con el punto que instaló en la pared y empiece a imaginar que inhala salud y paz, es lo que en la disciplina Persa se dice que es inhalar el Ga-Llama, principio fundamental de curación y vida. (Vea: Ga-Llama, en internet y documéntese).

9.- Una vez en la cima de la inhalación, quédese por tres segundos o pulsaciones reteniendo el aire, para luego también durante siete segundos o pulsaciones exhale progresivamente: todo, todo el aire que tenga.

10.- Durante el proceso de exhalación piense positivamente en su máxima concentración posible en le Ga-Llama y sus virtudes; incluso con algunas sesiones de práctica irá visualizando cómo el oxígeno vital llega a sus venas.

11.- Haga todo este ejercicio en aproximadamente tres minutos, por tres veces al día. Por la mañana, al medio día y a la puesta del sol.

El Fortn del Estrecho